Spanish

Working Out Loud: Compartiendo mis retos docentes 16-17

Posted on Updated on

No estaría siendo muy honesta si, después de haber publicado mi anterior post, no os contara cuáles son mis retos docentes de este curso. En realidad tengo unos cuantos, y después de saber que si aplico la técnica #WorkingOutLoud tengo la posibilidad de encontrar personas con las que compartir mis inquietudes y avanzar juntos, llega la hora de ponerlos sobre la pantalla. ¿Compartimos retos? #TTTEACHwol

Read the rest of this entry »

¿Por qué CLIL? / Why CLIL? (Versión española / Spanish version)

Posted on Updated on

Feliz nuevo curso 2015/2016 a todos. Comienzo este nuevo año académico con una entrada escrita en español, la primera de la historia de este blog. La razón por la que he decidido hacerlo es que durante el curso pasado las diversas tareas que he desempeñado me han dado la oportunidad de conocer a muchos educadores, maestros y maestras, profesorado con diferentes perfiles, de diferentes lugar y con diferente formación. En muchas ocasiones he debatido con ellos sobre la enseñanza bilingüe, y en un 80% de los casos me han comentado que el término CLIL les era completamente ajeno o no habían recibido suficiente información sobre él. Cuando esto sucede no puedo evitar sentir cierta rabia, porque me parece un error privar al profesorado de la oportunidad de conocer una manera de trabajar que les va a ayudar a desempeñar de una manera más eficiente su labor, y que va a redundar en una educación de más calidad. En este post intentaré delinear las bases de estas cuatro letras.

Cuando en un centro escolar se decide apostar por una enseñanza bilingüe el primer paso suele ser el de asegurar que el profesorado tenga una competencia alta en inglés. Aprender el idioma se convierte en un objetivo fundamental y lógico, dado que se va a convertir en la lengua de comunicación con los estudiantes. No me detendré aquí en el tipo de lengua que los estudiantes de magisterio y profesores tendrían que adquirir (quizás en otro post, es un tema interesantísimo), pero a partir de ese momento, se puede cometer la mayor equivocación de todas a la hora de implantar el proyecto: considerar que la enseñanza bilingüe consiste en impartir lo mismo, del mismo modo y en otro idioma. Porque precisamente el lugar donde radica la magia de la enseñanza bilingüe es en la metodología. Impartir una asignatura en una lengua que no es la materna para los estudiantes requiere un cambio metodológico que, lejos de perjudicar, nos da la oportunidad de mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje. En este crucial segundo paso del camino se encuentra CLIL.

Continuemos prestando atención al significado de sus palabras: Content and Language Integrated Learning. Fijémonos que la palabra pone el acento en el proceso de aprendizaje (learning), mostrando así que se trata de un enfoque centrado en el estudiante. La primera palabra que encontramos es ‘contenido‘, porque es éste el que lleva la delantera. Enseñamos en inglés (o en otra lengua adicional), y lo hacemos para que el estudiante aprenda unos contenidos. Y estos contenidos aparecen ‘integrados’ con la lengua. No podemos separar el contenido de la lengua, van unidos. Por tanto, no se trataría de enseñar lo mismo que haríamos en español pero en inglés, y tampoco se trata de que enseñemos un tema como excusa para tratar un aspecto lingüístico.

En otro orden de cosas, muchos profesores temen aprender un enfoque o metodología nueva porque creen que van a ‘perder’ ese estilo de enseñanza que han desarrollado durante los años y que funciona. Lejos de que esto ocurra, mi experiencia es que la formación en CLIL hace que potencien los mejores aspectos de su docencia, y añadan otros que les facilitan tener herramientas docentes nuevas. El impacto es tal que muchos docentes a los que he tenido la suerte de formar me han confesado que su docencia en español, las clases que imparten en su lengua materna, también se benefician de este salto cualitativo.

La enseñanza bilingüe es posible si hay un cambio metodológico
La enseñanza bilingüe es posible si hay un cambio metodológico

¿Y cómo ponemos en marcha CLIL? Existen varios modelos que pueden guiarnos para entender como funciona este enfoque metodológico, pero yo emplearé las famosas 4 Cs de Do Coyle. Esta autora, profesora de la Univ. de Aberdeen, presentó cuatro pilares fundamentales para desarrollar CLIL. Por un lado tenemos:

  • el contenido: es el que marca el camino, y por tanto no hay que reducirlo. Si estamos reduciendo el contenido, tenemos que reflexionar sobre nuestra planificación, y las estrategias metodológicas empleadas. Algo no estamos haciendo bien, así que es necesario detectarlo para mejorar la próxima vez.
  • la comunicación: la base de una enseñanza/aprendizaje activo. No se trata solamente de desarrollar las competencias comunicativas de los estudiantes, sino que es a través de ellas cómo se desarrolla el aprendizaje. Para hacer enseñanza comunicativa nos valdremos de recursos que faciliten la interacción, ya sean tradicionales o digitales.
  • la cognición: yo la considero esencial. No todas las tareas que sugerimos a los estudiantes tienen el mismo nivel de exigencia cognitiva. El cerebro no utiliza las mismas destrezas (ni energía) cuando piensa acerca de, por ejemplo, cinco palabras relacionadas con el mundo animal, y cuando pido al estudiante que compare a un león y a una ballena en términos biológicos. Reconocer esta dificultad y equilibrarla es fundamental. Muchos materiales trabajan con destrezas de pensamiento inferiores, o sugieren tareas complejas sin apoyarlas con el adecuado apoyo lingüístico.
  • la cultura: un concepto que ya he tratado en este blog y que ha suscitado más de una polémica en foros de expertos. Coyle sugiere que prestemos atención a los elementos culturales implícitos y explícitos que trabajamos. Muchas veces ni siquiera somos conscientes de ellos, por ejemplo, si trabajamos con la pirámide alimentaría, ¿creéis que contiene los mismos alimentos en España, Japón o Kenia? Una búsqueda en ‘google’ os puede dar una respuesta bastante sorprendente. Aprovechemos la ocasión para que los estudiantes puedan ser ciudadanos del mundo, y que el inglés sea la llave para poder acceder a él.

Esto no es nada más que un ligero barniz del potencial que el enfoque CLIL tiene para vuestras aulas. Mucho podríamos hablar sobre el andamiaje, BICS y CALP, la hipótesis de la intedependencia de Cummins, la integración con otras metodologías activas, etc. Si tenéis la oportunidad de conocerlo, no dejéis de aprovecharlo 🙂

La formación en el enfoque CLIL asegura la calidad educativa en la enseñanza bilingüe
La formación en el enfoque CLIL asegura la calidad educativa en la enseñanza bilingüe

Si te ha interesado este post, puede que te interese el Título de Posgrado ‘Expert in CLIL‘ del Centro Universitario Cardenal Cisneros, orientado a profesorado que quiere iniciarse en el conocimiento y práctica del enfoque CLIL. Formación Online con sesiones presenciales opcionales.

Imagenes cortesía de Patpitshaya y Photostock. Freedigitalphotos.net