Bilingual education

Success Elements in Bilingual Projects

Posted on Updated on

El pasado 17 de junio tuve el honor de participar en el I Congreso Internacional para Profesionales de la Educación Bilingüe organizado por Magister y celebrado en su sede de la Plaza S. Martín en Madrid. El encuentro contaba con el profesor Stephen Krashen como ponente plenario, y aglutinaba un buen número de propuestas desde los diferentes ámbitos y niveles educativos.

hand-523231_960_720

En esta ocasión compartí con los asistentes mis reflexiones e investigación acerca del concepto de ‘éxito’ en la enseñanza bilingüe. No cabe duda de que ya hemos pasado la primera fase de la implantación de proyectos bilingües en España, y que ahora afloran muchas publicaciones intentando demostrar si estas propuestas han sido o no eficaces. En este post voy a intentar resumir algunas de las ideas que comenté en la charla, y os adjunto la presentación PowerPoint que utilicé, por si fuera de vuestro interés. Let’s go!

Read the rest of this entry »

Policy Dialogue British Council

Posted on Updated on

BC Policy dialogue

Dicen que más vale tarde que nunca, así que con un ‘poquitín’ de retraso, aquí van mis conclusiones de mi asistencia al Policy Dialogue organizado por el British Council y la Universidad de Alcalá a principios de febrero con el título: Formación continua del profesorado: modelos de éxito e implicaciones para la enseñanza AICLE. Let’s go!

 

 

 

 

Read the rest of this entry »

To be or not to be? Enseñanza bilingüe en Educación Infantil

Posted on Updated on

La implantación de los programas bilingües en España se ha centrado generalmente en la etapa de la educación primaria. Sin embargo, muchos docentes reclamaban que la inmersión se adelantara a la educación infantil, cuando los niños y niñas están más receptivos al aprendizaje de lenguas adicionales y están comenzando a desarrollar sus destrezas lectoescritoras. El pasado 28 de octubre la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid anunció su intención de implantar la enseñanza bilingüe en centros públicos de educación infantil en la etapa de 3 a 6 años. En este post os cuento cómo se presentó el proyecto, mi opinión sobre esta iniciativa y más. Let’s go!

Read the rest of this entry »

El desarrollo de políticas lingüísticas: en busca de la sinergia ¿perdida?

Posted on

El pasado mes de febrero he tenido la posibilidad de asistir, un año más, al encuentro sobre enseñanza bilingüe y plurilingüe que organizan el British Council y la Universidad de Alcalá. En esta edición el tema principal era el desarrollo lingüístico y las políticas de enseñanza plurilingüe. El encuentro es un excelente foro de encuentro de universidades  y administraciones educativas de todo el país, con una organización impecable. 

El programa incluye sesiones plenarias y grupos de trabajo, por lo que se incentiva la participación de todos. Cada año tengo la posibilidad de conocer a personas involucradas en el desarrollo de políticas lingüísticas. Este año pude organizar mi agenda para asistir a dos plenarias, la impartida por Sarah Breslin, que nos habló del gran trabajo que están haciendo en el centro europeo de lenguas moderna se; y la inspiradora sesión conducida por Fernando Trujillo, a quien tenía muchas ganas de conocer en persona y que, como buen conocedor de la realidad educativa en el contexto español, señaló la importancia de los Proyectos lingüísticos de centro. 

Además de escuchar estas sesiones, participé en grupo de trabajo en el que fluyeron muchas y enriquecedoras ideas. Me gustaría compartir con vosotros tres ideas que he resaltado como las más importantes de las que me he llevado conmigo después del encuentro. 
  

La primera idea es que todos los participantes creen que estamos en una situación de cambio de paradigma. En concreto se señaló la necesidad de que las administraciones educativas trabajen de la mano con las universidades. No cabe duda de que si se incentiva la innovación y la investigación educativa y se crean canales de comunicación entre los centros y las universidades todos salimos beneficiados. No se pueden dictar políticas educativas sin bajar al campo de trabajo pero tampoco sin escuchar a aquellos que ven llegar nuevos aires por el horizonte. Todos juntos conseguimos más y mejor.

La segunda idea es la importancia de visibilizar los proyectos lingüísticos de centro. Fernando Trujillo en su intervención tocó un tema muy interesante y es que todos los centros tienen un proyecto lingüístico, pero la mayoría no lo sabe. Por tanto, antes de empezar desde cero hay que preguntarse qué estamos haciendo ya y evaluar cómo nos está yendo, y por qué estamos haciendo lo qué hacemos, qué objetivo tiene. A veces en los centros se puede instaurar prácticas rutinarias que se hacen “porque siempre se ha hecho así”. Es hora de ver las raíces de esa idea o práctica y buscar tierra nueva para transplantarla :).

La tercera idea que me llevo es que las universidades quieren hacer cosas diferentes, pero se ven atadas de pies y manos para poder desarrollar muchos de los proyectos que desearían. Los actuales modelos de acreditación y verificación de títulos deberían poder proporcionar un espacio para la innovación y la experimentación, por ejemplo. Otro asunto de suma importancia es la movilidad, aunque la internacionalización es una necesidad en el contexto actual, la realidad es que los convenios suelen surgir de contactos personales con profesorado de otras instituciones, y cada plaza conseguida es fruto del arduo trabajo de los responsables de las oficinas de relaciones internacionales. Sería necesario un apoyo y una estructura que facilitará esta labor.

Como veis, todavía queda mucho por hacer, pero lo mejor del encuentro es comprobar que son (somos)muchas las personas que estamos trabajando por una sociedad con oportunidades de desarrollo lingüístico, de conocer al otro, de entendernos, y de respetarnos. You may say I am a dreamer, but I am not the only one. 

(c) Alberto Roldán/ British Council

My report on… XXXIX Aedean Conference

Posted on

 

cabecera_banderas3

Hi everybody!

I’m back to comment on the 39th Aedean Conference held at the Universidad de Deusto, in Bilbao (Basque Country). I was delighted to attend this conference in such a beautiful place. And to top things off, the weather was absolutely fantastic.  The Conference ran from 11th to 13th November and, as always, I participated in the Language Teaching and Acquisition Section, coordinated by Prof. Francisco Gallardo del Puerto (Universidad de Cantabria).

My participation revolved around students’ perceptions and concerns on the use of CLIL in Teacher Education Degrees. This study saw the participation of forty-three  4th year students from our bilingual Primary and Infant Teacher Education degrees. Information was gathered using a questionnaire and focus-groups. Our main aim was to find an answer to the question: “Do students consider that taking the bilingual itinerary adds value to their training?” The main findings were quite revealing: 100% of the participants stated that they would choose the bilingual itinerary if given the opportunity. They also perceived that they had learned more contents, competences and didactic strategies solely due to following this itinerary.

Apart from this, the students’ comments reinforce some conclusions drawn from a previous study, with students from previous academic years. These findings, presented at Franklin Institute (2014), lead us to think that the implementation of CLIL may enhance students’ growth mindset (Dweck). If this is the case, CLIL will not only help attain better language proficiency in an additional language and good-quality teaching-learning methods, techniques and strategies, but will also have an influence on how students envision their own learning capacity.

nigel-holmes-graphic

An infographic on Growth Mindset vs. Fixed Mindset. Source: https://blogthenewcenturyschool.files.wordpress.com/2014/03/nigel-holmes-graphic.jpg

There were some common aspects among the variety of topics presented in the sessions:

– interest in knowing how L1 positively or negatively influences L2 and to what extent this impacts and interferes with L3, L4, ETC.

I was not at all surprised, as this was a topic of interest when I was studying my degree (a long time ago now), and is still a matter of controversy. Why do elements which are similar in L1 become problematic when using L2? This issue has now expanded to a new scenario: speakers of three or more languages, as shown in the studies by Gutiérrez-Mangado & Martínez Adrián and Llinàs-Grau & Puig Mayenco. There is an interest in discovering whether learning one language helps the acquisition of specific language structures in other languages. However, to my surprise, Cummins was not mentioned at all. “Is the Interdependence Hypothesis out of fashion now?” I wondered.

– some talks aimed to describe the effect of task repetition in language acquisition.

I found this quite intriguing. It seems that some teachers have discovered that, if students are exposed to the same task time after time, the language used in the task tends to be more correct and the use of L1 is reduced. Also, it appears that when students are familiar with the content and procedure, they can focus on language. This suggests that they need to organise things first, and then they can pay attention to meaning.

It is evident that there is a cognitive component here. However, the word ‘cognition’ was barely used when dealing with these types of studies. It is necessary to make a stronger link between language and cognition. It is essential to have a look at the Cognitive Academic Language Proficiency (CALP) of participants, and their ability to use High Order Thinking Skills (HOTS) to discover whether cognitive demands and cognitive level are influencing these results.

–  CLIL as a context and as a pedagogical approach

As I put forward in my last post about AEDEAN Conferences, I was quite frustrated with the fact that schools were being labeled as CLIL whenever an additional language was used to teach content. My concern arose from a lack of distinction between schools embracing a methodological shift and those simply continuing a traditional approach. I mentioned this in my presentation to highlight that CLIL is not  just a context, but rather a pedagogical approach which has certain tenets. I insist on the need to distinguish bi-, tri-,and plurilingual contexts from CLIL contexts which are confirmed to be implementing a methodological change fostering the 4 Cs . That’s my view.

I also had the opportunity to talk to several speakers about this, and they told me I was right in indicating that CLIL should imply a methodological adaptation to a bilingual context. However, this was very difficult to prove in a ‘real’ study, as teachers were not willing to give information about their teaching practices. This leads me to the next point.

– Researchers admit having difficulties when obtaining information from schools

Even though this was not part of any of the sessions, the discussion came up when one person in the audience talked about his experience. Researchers have the feeling that teachers don’t want to cooperate with them, and therefore, it is virtually impossible to obtain information from real practical experience. In my view, this is completely true, but I can understand the teachers’ points of view, as they are bogged down by timetables, lots of paperwork, families and a myriad of children with different learning needs. Therefore, our point of view as researchers should be: what can I do for them in the short run? If we want this collaboration to happen, we must think about how we can help them to work better, and how they can collaborate with our universities. See for example how Celaya and Panelli, participating in this conference, mentioned how they had changed their questionnaires because teachers had spotted several difficulties in the original model. Personally, I’ve had school teachers talking in my lessons, and these have been rewarding not only for them, but also for me and my students. A different kind of relationship, beyond “just giving information or data”, must be established for the benefit of both parties.

– Culture: towards transculturality

The 4th C, Culture, has been the main topic of several of my posts on this blog. As you know, simply put, I consider that an English teacher should not limit his/her lessons to show how English people or American people live, their traditions, beliefs and celebrations. I believe that if English has become an International Language (EIL), it is also a tool to access any culture. In that sense, one of the speakers, Karen Jacob, mentioned the need to adopt the term “Transcultural” to denote how you can learn from and interact with different cultures. In her words, it gives a sense of “multidirectional movement”. In this context, Clavel-Arroitia and Pennock-Speck presented an interesting study involving telecollaboration between two high-schools located in Spain and Poland.

 

I hope this quick review is both informative and interesting. I’d love to read your comments.

CTmhjRJXIAA6DMW (2)

Me in beautiful and sunny Bilbao 🙂

I’d like to thank James Crichlow and Carolina Benito for revising the original version of this post. Thanks for all your suggestions!

¿Por qué CLIL? / Why CLIL? (Versión española / Spanish version)

Posted on Updated on

Feliz nuevo curso 2015/2016 a todos. Comienzo este nuevo año académico con una entrada escrita en español, la primera de la historia de este blog. La razón por la que he decidido hacerlo es que durante el curso pasado las diversas tareas que he desempeñado me han dado la oportunidad de conocer a muchos educadores, maestros y maestras, profesorado con diferentes perfiles, de diferentes lugar y con diferente formación. En muchas ocasiones he debatido con ellos sobre la enseñanza bilingüe, y en un 80% de los casos me han comentado que el término CLIL les era completamente ajeno o no habían recibido suficiente información sobre él. Cuando esto sucede no puedo evitar sentir cierta rabia, porque me parece un error privar al profesorado de la oportunidad de conocer una manera de trabajar que les va a ayudar a desempeñar de una manera más eficiente su labor, y que va a redundar en una educación de más calidad. En este post intentaré delinear las bases de estas cuatro letras.

Cuando en un centro escolar se decide apostar por una enseñanza bilingüe el primer paso suele ser el de asegurar que el profesorado tenga una competencia alta en inglés. Aprender el idioma se convierte en un objetivo fundamental y lógico, dado que se va a convertir en la lengua de comunicación con los estudiantes. No me detendré aquí en el tipo de lengua que los estudiantes de magisterio y profesores tendrían que adquirir (quizás en otro post, es un tema interesantísimo), pero a partir de ese momento, se puede cometer la mayor equivocación de todas a la hora de implantar el proyecto: considerar que la enseñanza bilingüe consiste en impartir lo mismo, del mismo modo y en otro idioma. Porque precisamente el lugar donde radica la magia de la enseñanza bilingüe es en la metodología. Impartir una asignatura en una lengua que no es la materna para los estudiantes requiere un cambio metodológico que, lejos de perjudicar, nos da la oportunidad de mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje. En este crucial segundo paso del camino se encuentra CLIL.

Continuemos prestando atención al significado de sus palabras: Content and Language Integrated Learning. Fijémonos que la palabra pone el acento en el proceso de aprendizaje (learning), mostrando así que se trata de un enfoque centrado en el estudiante. La primera palabra que encontramos es ‘contenido‘, porque es éste el que lleva la delantera. Enseñamos en inglés (o en otra lengua adicional), y lo hacemos para que el estudiante aprenda unos contenidos. Y estos contenidos aparecen ‘integrados’ con la lengua. No podemos separar el contenido de la lengua, van unidos. Por tanto, no se trataría de enseñar lo mismo que haríamos en español pero en inglés, y tampoco se trata de que enseñemos un tema como excusa para tratar un aspecto lingüístico.

En otro orden de cosas, muchos profesores temen aprender un enfoque o metodología nueva porque creen que van a ‘perder’ ese estilo de enseñanza que han desarrollado durante los años y que funciona. Lejos de que esto ocurra, mi experiencia es que la formación en CLIL hace que potencien los mejores aspectos de su docencia, y añadan otros que les facilitan tener herramientas docentes nuevas. El impacto es tal que muchos docentes a los que he tenido la suerte de formar me han confesado que su docencia en español, las clases que imparten en su lengua materna, también se benefician de este salto cualitativo.

La enseñanza bilingüe es posible si hay un cambio metodológico
La enseñanza bilingüe es posible si hay un cambio metodológico

¿Y cómo ponemos en marcha CLIL? Existen varios modelos que pueden guiarnos para entender como funciona este enfoque metodológico, pero yo emplearé las famosas 4 Cs de Do Coyle. Esta autora, profesora de la Univ. de Aberdeen, presentó cuatro pilares fundamentales para desarrollar CLIL. Por un lado tenemos:

  • el contenido: es el que marca el camino, y por tanto no hay que reducirlo. Si estamos reduciendo el contenido, tenemos que reflexionar sobre nuestra planificación, y las estrategias metodológicas empleadas. Algo no estamos haciendo bien, así que es necesario detectarlo para mejorar la próxima vez.
  • la comunicación: la base de una enseñanza/aprendizaje activo. No se trata solamente de desarrollar las competencias comunicativas de los estudiantes, sino que es a través de ellas cómo se desarrolla el aprendizaje. Para hacer enseñanza comunicativa nos valdremos de recursos que faciliten la interacción, ya sean tradicionales o digitales.
  • la cognición: yo la considero esencial. No todas las tareas que sugerimos a los estudiantes tienen el mismo nivel de exigencia cognitiva. El cerebro no utiliza las mismas destrezas (ni energía) cuando piensa acerca de, por ejemplo, cinco palabras relacionadas con el mundo animal, y cuando pido al estudiante que compare a un león y a una ballena en términos biológicos. Reconocer esta dificultad y equilibrarla es fundamental. Muchos materiales trabajan con destrezas de pensamiento inferiores, o sugieren tareas complejas sin apoyarlas con el adecuado apoyo lingüístico.
  • la cultura: un concepto que ya he tratado en este blog y que ha suscitado más de una polémica en foros de expertos. Coyle sugiere que prestemos atención a los elementos culturales implícitos y explícitos que trabajamos. Muchas veces ni siquiera somos conscientes de ellos, por ejemplo, si trabajamos con la pirámide alimentaría, ¿creéis que contiene los mismos alimentos en España, Japón o Kenia? Una búsqueda en ‘google’ os puede dar una respuesta bastante sorprendente. Aprovechemos la ocasión para que los estudiantes puedan ser ciudadanos del mundo, y que el inglés sea la llave para poder acceder a él.

Esto no es nada más que un ligero barniz del potencial que el enfoque CLIL tiene para vuestras aulas. Mucho podríamos hablar sobre el andamiaje, BICS y CALP, la hipótesis de la intedependencia de Cummins, la integración con otras metodologías activas, etc. Si tenéis la oportunidad de conocerlo, no dejéis de aprovecharlo 🙂

La formación en el enfoque CLIL asegura la calidad educativa en la enseñanza bilingüe
La formación en el enfoque CLIL asegura la calidad educativa en la enseñanza bilingüe

Si te ha interesado este post, puede que te interese el Título de Posgrado ‘Expert in CLIL‘ del Centro Universitario Cardenal Cisneros, orientado a profesorado que quiere iniciarse en el conocimiento y práctica del enfoque CLIL. Formación Online con sesiones presenciales opcionales.

Imagenes cortesía de Patpitshaya y Photostock. Freedigitalphotos.net